domingo, 4 de noviembre de 2012

El papel de los medios de comunicación en la lucha contra el cambio climático

Uno de los aspectos más importantes en la lucha contra el cambio climático es concienciar a la sociedad de la necesidad de cambiar su estilo de vida. En este proceso de formación y concienciación juegan un papel indispensable los medios de comunicación, pues en ellos recae la responsabilidad de informar sobre el impacto de calentamiento global. Por otro lado no podemos obviar el potencial de los mass media para modificar la opinión y el comportamiento de la población.


La importancia de los medios de comunicación

Los medios de comunicación son un agente clave en la conformación de las opiniones e incluso tienen el poder de modificar las costumbres y formas de vida de las sociedades. Sólo hay que dar un vistazo a como las noticias y los anuncios que se emiten a diario conforman los debates, conversaciones y listas de compra de todos nosotros.

¿Por qué son tan influyentes los medios de comunicación? En primer lugar porque gozan de un alto nivel de confianza entre la ciudadanía. Algunos de vosotros pensaréis que eso no es del todo cierto, que cada vez hay más escépticos con las opiniones vertidas en la televisión y en los diarios; y probablemente tendríais razón, pero aun hoy, la ciudadanía sigue recurriendo a los medios de comunicación de masas para informarse.

Otro punto a tener en cuenta es que los medios de comunicación se perciben como independientes, sobretodo cuando hablan de temas científicos, pues a veces es complejo establecer la relación entre una opinión científica y su trasfondo político.

Por eso, la cooperación de los medios de comunicación es vital para conseguir la implicación ciudadana, sin la cual es muy complicado lograr los objetivos propuestos en la lucha contra el cambio climático.

El tratamiento del cambio climático en los medios

Algunas instituciones como el “iied” (International Institute for Environment and Development) o las propias Naciones Unidas muestran su preocupación por el trato que recibe la información ambiental en los medios de comunicación.

En primer lugar, la información tiene un carácter poco riguroso científicamente hablando, lo que dificulta mucho la tarea de la comunidad científica de trasladar un mensaje entendible y coherente a la sociedad.

En gran parte este problema viene dado por el escaso numero de periodistas especializados en materia ambiental, lo que acarrea que muchas veces se comentan errores a la hora de interpretar informes científicos.

El segundo problema es la clara tendencia a subordinar la información ambiental a la política, lo que lleva a que en la mayoría de casos sólo se hable de medio ambiente cuando la noticia viene dada por algún acontecimiento político (Aprobación de la Ley de costas, ratificación del protocolo de Kioto, suspensión de las primas a renovables…).

Esto se traduce en una falta de información objetiva en materia ambiental. Por ejemplo, no se habla de que es el cambio climático, sino de la postura que toman diferentes partidos políticos sobre él. Pero, ¿Cómo se forma la opinión sobre el cambio climático la sociedad? Pues muchas veces por afinidad a un partido político o a un tertuliano de cualquier programa de televisión.

La situación es peligrosa, pues subordina la información a la opinión política, dificultando mucho la emisión de información objetiva; y lo que es más peligroso aun, esta tendencia hace dudar de los datos reales de los propios científicos, como si estos conformasen una opinión más en este debate político.

Por último, el otro gran momento donde se habla de medio ambiente es cuando se producen catástrofes ambientales (el último gran ejemplo: el huracán Sandy). Pero son momentos con poco calado informativo, ya que se suele hablar más de las consecuencias que de las causas del aumento de catástrofes ambientales.

Evolución de la información ambiental

En el gráfico podemos observar como ha evolucionado la presencia de noticias sobre el calentamiento global en los informativos de tres canales estadounidenses (NBC, CBS y ABC) durante el período 1990-2008:


Podemos ver muy claramente uno de los problemas que mencionaba anteriormente: El medio ambiente suscita interés en los medios de comunicación sólo cuando va acompañado de polémica en el mundo político. Si nos fijamos, los tres mayores momentos de emisión fueron la Cumbre de Río de 1992, el Tratado de Kioto de 1997 y el estreno de la película de Al Gore “Una verdad incómoda” en 2006.

Hay que destacar, que tanto el tratado de Kioto como la película de Al Gore fueron dos temas políticamente muy polémicos en Estados Unidos, de ahí que se alcanzaran estas cotas de emisión en los informativos.

El cambio climático o la crisis: De todo no podemos hablar

Un factor clave para entender por qué las noticias ambientales no tienen relevancia en los medios de comunicación es la irrupción de la crisis. El siguiente gráfico nos confirma la tendencia:


En 2007 tenemos el gran pico informativo, debido a que la película de Al Gore se estrenó en noviembre de 2006 y por lo tanto gran parte de los debates que suscitó se llevaron a cabo en 2007.

A partir de ahí una caída constante, sobretodo en 2010-2011, donde el tema estrella es exclusivamente la crisis. Esta falta de información ambiental es un grave problema, porque hace olvidar a la población de la necesidad de cambiar de estilo de vida. Es como si el problema ya no existiese, cuando es justamente al contrario, es más grave hoy que hace cinco años.

Este último gráfico nos muestra el porcentaje de población que prioriza la protección del medio ambiente al crecimiento económico (verde oscuro) y los que optan por el contrario, priorizar el crecimiento económico a la protección del medio ambiente (verde claro):



La tendencia es clara, la población cada vez prioriza más el aspecto económico a la sostenibilidad ambiental. Es curioso remarcar otro factor, los dos períodos de gobierno de la familia Bush han supuesto una clara modificación de la opinión pública en este aspecto.

Cuando Georg Bush padre llegó al poder (1989), el porcentaje que priorizaba la conservación del medio ambiente se situaba cercano al 70%, mientras que cuando abandonó el poder era inferior al 60%. El mínimo lo encontramos precisamente con George Bush hijo, que llegó casi a equilibrar las dos opiniones en 2004 (49% contra 44%).

Habría que destacar dos factores: Una que George Bush hijo ganó las elecciones contra Al Gore de forma bastante polémica, lo que este último se ocupó de recordar en su documental. Este factor pudo haber influido en el comportamiento negacionista del que George Bush hizo gala durante su mandato. Otro factor, quizás el más relevante es que la familia Bush tiene una estrecha relación con el sector petrolero, son accionistas de algunas empresas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada